Novedades

Protección sin derechos es segregación

El juez en lo Contencioso Administrativo y Tributario porteño Lisandro Fastman declaró inconstitucional la resolución conjunta 16/MJGGC/20, firmada por el jefe de Gabinete, Felipe Miguel, y por el ministro de Salud, Fernán Quirós, mediante la cual se establecía la necesidad de comunicarse previamente con el servicio de atención ciudadana al número 147, para las personas de 70 años o más.

Sin dudas la mencionada resolución, significaba el regreso de las Políticas de Tutelaje y Patronato hacia las Personas Mayores porteñas, y advertíamos con preocupación acerca de las consecuencias que su aplicación tendría sobre la salud de las y los porteños mayores de 70 años en particular y en la población de la ciudad en general.

Esta medida de endurecimiento del aislamiento obligatorio que el gobierno de la ciudad de Buenos Aires quería imponer a las personas mayores,  supone un tipo de intervención de represión selectiva, que no solo vulnera los derechos humanos de las personas mayores sino de toda la comunidad.

Al suprimir la condición de personas con  plenos derechos se está condenando a una parte de la población a la situación de pérdida de su condición de persona humana, y de ciudadana/o integrada/o y reconocida/o socialmente en igualdad de condiciones.

Esta situación además de ser constitucional y convencionalmente inaceptable (la Argentina adhirió en 2017 a la convención de derechos humanos de las personas mayores) es de una magnitud autoritaria y segregacionista que, en el vértigo cotidiano de cifras, infección, curvas de contagio, terapia intensiva y fallecimientos aún no llegamos a dimensionar.

Las personas de 70 años y más son como cualquier otra porteña o porteño. Tienen derechos y obligaciones y capacidad para entender riesgos y prevenirse.

Llama la atención que con la tradición sobre políticas publicas hacia el sector que la ciudad de Buenos Aires tiene, no se haya consultado a las organizaciones de Mayores, profesionales, universidades y expertas/os en el tema.

Por el contrario afloro el autoritarismo protectivo que con esta medida pretendía «invisibilizar» la supresión de derechos que la misma alberga en su esencia.

Es importante señalar también la ausencia de campañas de difusión segmentadas hacia las personas mayores así como la también la inexistencia de contenidos audiovisuales orientados a los intereses del sector.

Si en verdad existe la vocación de cuidado hacia las personas mayores respetemos sus derechos.

Es el mejor modo de cuidarnos.

Gabriela Groba

Directora del departamento de Adultos Mayores

Marcelo Clingo

Presidente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *